Retención de placenta en bovinos

 

En la vaca, el tiempo normal de secundinación es de menos de 12 horas. Si desde la expulsión del feto pasaron más de 12 horas, podemos pensar que estamos frente a una retención de placenta.

La incidencia es mayor en bovinos de leche, y el porcentaje es de 7%.

Causa: alteración en el mecanismo de desprendimiento de las vellosidades del cotiledón y de las criptas de la carúncula materna.

En el útero de una vaca gestada encontramos entre 120 y 150 placentomas. Los placentomas están formados por el cotiledón fetal y la carúncula materna. La unión se produce porque las vellosidades del cotiledón se meten en las criptas de la carúncula. 

Lo que une las vellosidades con las criptas son fibras de colágeno que están a ambos lados, y que se unen por eslabones. Para que se produzca la expulsión de la placenta es necesario que se corten esos eslabones, y que pierda viscosidad el líquido que se encuentra en los espacios entre las vellosidades y las criptas.

Cuando no se produce la lisis del colágeno tenemos retención de placenta. El proceso de desprendimiento de los placentomas comienza unos meses antes del parto. Al principio hay una colagenización de los tejidos conectivos maternos y fetales. Luego hay una modificación en el epitelio materno que rodea a las carúnculas, que se empieza a poner más plano, y hacia el final hay un aumento de células con actividad de absorción y fagocitosis. Al acercarnos al parto aumenta la actividad de las colagenasas y de las proteasas, que van a llevar a la destrucción masiva del cotiledón. El aumento de colagenasas es fundamental para la lisis de los eslabones de colágeno. Cuando estamos en la fase de dilatación del parto, la unión materna fetal sufre episodios de isquemia e hiperemia continuados. Esto lleva a una alteración de la fijación de las vellosidades. En la fase de expulsión comienza el desprendimiento de los placentomas. Cuando se rompe el cordón umbilical, se produce una isquemia total de las vellosidades fetales. Debido a esta isquemia y a las contracciones uterinas post- parto se completa el proceso de liberación de las membranas.

Existen otras causas de retención de placenta como por ejemplo la atonía uterina, pero la principal es por la alteración en el desprendimiento de los placentomas.  

Estas alteraciones se pueden dar cuando el placentoma es inmaduro, en una gestación corta o partos prematuros que se dan cuando hay estrés, o por inducción hormonal del parto por aborto. Se dice por ejemplo que el parto inducido con Dexametasona produce un alto porcentaje de retención de membranas fetales, los cuales disminuyen si le asociamos prostaglandinas.   

También puede haber aborto o parto prematuro cuando hay traumas uterinos por mal manejo del ganado.

También se puede producir retención de placenta cuando hay excesiva distensión del útero debido a partos múltiples o hidropesía de membranas fetales o fetos anormales. Se pueden dar casos más raros gestaciones prolongadas y haya retención de placenta.

Puede ocurrir que no se realice el desprendimiento cuando hay un edema de las vellosidades coriónicas, cuando tenemos una torsión uterina o luego de una cesárea. Cuando hay inflamación de los placentomas y de los cotiledones (que es muy común de ver cuando tenemos Brucella). Se puede dar con menor incidencia cuando hay hiperemia del placentoma o cuando vemos necrosis de las vellosidades coriónicas.

Podemos tener retención de placenta cuando tenemos inercia o atonía uterina, ya sea primaria o sobretodo secundaria, después de distocias (extracción forzada, fetotomía o cesárea).   

Las enfermedades metabólicas como la hipocalcemia, cetosis, etc. pueden producir retención de placenta. Muchos autores enmarcan a esta retención de placenta dentro del grupo de enfermedades del parto de la vaca lechera (que incluye la hipocalcemia puerperal, la cetosis, la mastitis).

Muchos factores de manejo pueden llevarnos a una retención de placenta. Si no se hace un secado en los tiempos adecuados, es muy probable que las vacas retengan sus placentas y presenten una infección uterina.

La sub y sobrealimentación predisponen a la retención. Los déficits de vitaminas (A, E) y minerales (relación Calcio/Fósforo) también están relacionados con la retención de placenta.

Otros factores que la pueden producir son las sincronías hormonales durante el parto y algunos factores hereditarios.

 

SIGNOS: cuando una vaca tiene retención de placenta, vemos las membranas fetales colgando por la vulva. Algunas veces puede permanecer dentro de la vagina o del útero, pero muchas veces cuando la vaca se hecha se exterioriza.  

Cuando vamos a hacer un examen vaginal uterino, si la placenta fue expulsada, a las 36 horas post- parto ya no podemos introducir la mano vía cervical. Si la placenta no se expulsó, el cérvix no se cierra y podemos realizar el examen vía cervical.

Al hacer el examen en una retención de placenta, vamos a palpar los placentomas firmes, inflamados, congestivos, más grandes que cuando la vaca estaba gestada. Cuando se da el proceso de desprendimiento normal de la placenta, los placentomas están blandos y aplanados.        

Podemos ver corrimientos por vulva, síntomas generales leves (la vaca está empezando a desarrollar una infección generalizada) o signos generales de que la vaca está desarrollando una metritis séptica asociada con la retención de placenta. Los síntomas generales son los síntomas de cualquier infección generalizada que son la anorexia, depresión, aumento de temperatura y disminución de la producción láctea. Esta sintomatología sistémica solo se ve en un 20% de los casos, entonces lo más común que vamos a tener es una vaca que hace 7 u 8 días que parió y todavía tiene la placenta colgando.     

La principal complicación de la retención de placenta es la metritis. Esta se da porque después del parto la vaca normalmente elimina todos los microorganismos, pero cuando la placenta está retenida no lo puede hacer y se genera la metritis. Cuando tenemos partos más sépticos se puede asociar con mastitis, metritis, endometritis y predisponer a la vaca a desarrollar paresia puerperal.   

 

Si queremos distinguir que lo que está colgando de la vaca es placenta y no es un prolapso de útero podemos fijarnos si hay carúnculas o no. Si vemos cotiledones, estamos viendo una placenta, si vemos carúnculas estamos frente a un útero.    

Por lo general la placenta presenta materia fecal pegada, olor fuerte y corrimiento uterino con olor. 

 

Texto: Gissel Escudero

 

Tema: Retención de placenta en bovinos

Retencion de placenta

Dagoberto Dioses Prado. | 21.06.2018

Tengo una vaca que pario hace 7 dias, el dia del parto la placenta la botó a los 2 dias, pero se le quedo un pedazo´ese pedazo lo botó al dia siguiente, pero al cumplir los 7 dias del parto a comenzado a botar sanguas o pus de color rosado y se echa y se para y puja cmo que quiere botar algo, que debo hacer espero su respuesta gracias.

urgente

bren_01_pink@hotmail.com | 29.05.2017

que medicamento le puedo poner ala vaca porque nose si tiene la placenta adentro.
como puedo saber si la tiene adentro o no

Nuevo comentario